Las hemorroides aparecen a menudo durante el embarazo, generalmente alrededor del tercer trimestre. Tu cuerpo experimenta muchos cambios cuando estás esperando un niño, y las venas hinchadas en el trasero son uno de ellos. Pero hay pasos que puedes tomar para prevenir esta condición incómoda, así como formas de aliviar los síntomas. Tanto tratamientos naturales como en forma de pomadas para las hemorroides durante el embarazo.

Por qué aparecen hemorroides durante el embarazo

El estreñimiento es una de las principales causas de hemorroides durante el embarazo. Esto se debe a que la producción de progesterona aumenta durante este período. La progesterona reduce la velocidad de tu tracto intestinal, lo que puede causar tensión durante los movimientos intestinales dolorosos, que a menudo conducen a las hemorroides.

El útero en crecimiento es otra causa principal de hemorroides. A medida que crece, la presión se desarrolla en la pelvis. Esto a menudo ralentiza el flujo de sangre de la mitad inferior de tu cuerpo y aumenta la hinchazón en tus venas.

Mejor pomada para hemorroides externas durante el embarazo en España

Las pomadas para hemorroides son una buena solución durante el embarazo. Sin embargo, debes asegurarte de comprar aquellas que realmente puedes utilizar durante este delicado período de tu vida.

No todas las cremas para hemorroides son aptas para su uso durante el embarazo. Esto dependerá de su composición. En FarmaSegura contamos con una de las mejores pomadas para hemorroides externas que pueden usar mujeres embarazadas, de la marca Anso.

Mejores cremas para hemorroides externas para embarazadas

Sin embargo, antes de utilizarla, debes consultar siempre con tu médico. Este será el que se encargue de determinar, dependiendo de tu estado, si puedes utilizar esta crema o no (así como cualquier otra).

Tratamiento natural de hemorroides para el embarazo

En combinación con la pomada para hemorroides que te recomiende tu médico, siempre hay cosas que puedes hacer para aliviar los síntomas durante el embarazo.

Una de las más recomendadas que puedes hacer es llenar la bañera con agua tibia y empapar el área afectada. Pero no pongas jabón en el agua. También debes evitar sentarte por largos periodos de tiempo. Esta postura presiona las venas de tu ano y recto.

El bicarbonato de sodio es otra opción que ayudará a reducir la picazón cuando se aplique al área afectada. De hecho, puedes agregarlo al agua en la bañera.

Por supuesto, la higiene es muy importante para evitar o reducir las hemorroides durante el embarazo. Después de cada movimiento intestinal, limpia el área afectada a fondo. Puedes usar toallitas húmedas con avellana de bruja, que ayudarán con la inflamación.